El alcalde de Santiago se muestra "extraordinariamente preocupado" ante la cifra "disparatada" de contagios

El alcalde de Santiago se muestra "extraordinariamente preocupado" ante la cifra "disparatada" de contagios
El alcalde de Santiago se muestra "extraordinariamente preocupado" ante la cifra "disparatada" de contagios

Bugallo defiende "priorizar" el derecho a la vida sobre cualquier otro, "incluido el trabajo", aunque reconoce "consecuencias demoledoras"

El alcalde de Santiago de Compostela, Xosé Sánchez Bugallo, se ha mostrado este viernes "extraordinariamente" preocupado ante la cifra "disparatada" de contagios por covid-19 en la capital que se ha registrado desde comienzos del mes de enero.

En rueda de prensa, Bugallo ha hecho especial hincapié en la incidencia por cada 100.000 habitantes. "Ayer la incidencia era de 450, más baja que la media nacional, de 522, y un poco más alta que la gallega, que es de 340 por cada 100.000 habitantes. Aunque es una cifra intermedia, es un dato objetivamente malo", ha indicado el regidor.

El alcalde ha alertado de que esta cifra, que se ha disparado desde el 4 y 5 de enero, está ya próxima a la máxima registrada el 27 de octubre, cuando la incidencia alcanzó los 461 casos por cada 100.000 habitantes. Lo peor, ha apuntado, "ya no es la cifra en sí, sino la sensación de que no hay trazas de que el ritmo se ralentice".

"Desde Reyes, aumentamos 20 o 30 casos al día", ha alertado el regidor, que también ha evaluado el nivel de ocupación de camas por casos de coronavirus. "Estamos lejos del colapso hospitalario, pero los datos de camas ocupadas en Santiago, ahora mismo 100, son muy significativos. Hace un mes teníamos 50", ha apuntado Bugallo.

Asi, el alcalde ha justificado, con estos datos, la necesidad de reforzar las medidas anticovid y ha hecho un llamamiento a la responsabilidad, tanto individual como colectiva, contexto en el que ha confirmado su colaboración "hasta el límite de lo posible" con las instrucciones que ofrezcan las autoridades competentes.

"PRIORIZAR EL DERECHO A LA VIDA", AUNQUE CON "CONSECUENCIAS DEMOLEDORAS"

"Somos conscientes de los problemas que las nuevas restricciones están generando, pero tenemos que priorizar el derecho a la vida sobre cualquier otro derecho, incluido el derecho al trabajo", ha reconocido Sánchez Bugallo, que ha matizado que, aún así, "las autoridades competentes tienen que tener en cuenta que las consecuencias para muchos sectores pueden ser demoledoras; es una crisis muy prolongada". 

Comentarios