Santiago acata la sentencia del Tribunal de Xustiza sobre los pisos turísticos, pero reafirma su intención de regularlos

Santiago acata la sentencia del Tribunal de Xustiza sobre los pisos turísticos, pero reafirma su intención de regularlos
Santiago acata la sentencia del Tribunal de Xustiza sobre los pisos turísticos, pero reafirma su intención de regularlos

Sánchez Bugallo recalca el compromiso del ayuntamiento con la utilización de las propiedades como vivienda, y no como negocio

El alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, ha explicado este viernes que el ayuntamiento acatará las tres sentencias del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que anulan el artículo 143 bis del Plan Xeral de Ordenación Municipal, mediante el cual el Gobierno local pretendía prohibir los pisos turísticos en el casco viejo, pero ha reafirmado su compromiso con la "regulación" de este tipo de alojamientos.


En rueda de prensa, Sánchez Bugallo ha subrayado que el TSXG "no ha anulado todo el plan, sino un artículo concreto del plan" y, aunque ha destacado que "las sentencias hay que acatarlas y cumplirlas", ha confirmado que el Gobierno seguirá en la línea prevista de limitación, "que no prohibición" de este tipo de propiedades en la ciudad, "favoreciendo así su uso como vivienda".

"Aunque muchos puedan entender las viviendas como un negocio, nosotros no lo entendemos así. El ayuntamiento entiende la vivienda como eso, una vivienda", ha recalcado el alcalde. "El criterio no es prohibir los pisos turísticos, sino regularlos, para lo que se han establecido una serie de condiciones", ha explicado Bugallo.

Utilizar la propiedad como residencia habitual durante nueve meses y como piso turístico el tiempo restante o habilitar "una o dos habitaciones" para alquiler turístico en la vivienda son algunos de los requisitos a los que se ha referido el regidor municipal que, además, ha indicado que "los pisos que deseen convertirse en turísticos tienen a su disposición los mecanismos para su autorización".

El problema, ha señalado, son aquellas actividades anteriores a 2017, --a la ley regulatoria de la Xunta de Galicia y al plan municipal--, sin licencia municipal y que no cumplen los requisitos establecidos, "aunque estén inscritos en el registro de la Xunta", ya que "la autorización de uso es municipal, no del Gobierno autonómico". En este sentido, Bugallo ha avanzado que la corporación trabajará en una ordenanza especial que regule los usos preexistentes, seguramente "coincidiendo con la aprobación del Plan General en el pleno extraordinario previsto para la primera quincena de marzo".


Comentarios