La mafia búlgara que compraba coca en Santiago se libra de la cárcel

La mafia búlgara que compraba coca en Santiago se libra de la cárcel
La mafia búlgara que compraba coca en Santiago se libra de la cárcel

La defensa alcanzó un acuerdo con Fiscalía, que rebajó las penas de 14 y 10 años que solicitaba inicialmente para el líder y el resto del grupo

Los cuatro ciudadanos búlgaros acusados de mover cocaína desde España a Bulgaria han alcanzado un acuerdo con Fiscalía que supone una rebaja de la condena, que pasa a 4 años y medio de cárcel por el delito de tráfico de drogas y 6 meses de prisión por pertenencia a grupo criminal, además de multas que van de 40 millones de euros para el principal acusado y 10 para cada uno de los otros tres miembros del grupo, que serán expulsados del país. Pero sorprendentemente todos eludirán la cárcel por el acuerdo alcanzado con el Ministerio Público.


El acuerdo entre las partes ha quedado cerrado en la mañana de este martes, antes de la celebración de la vista en los juzgados de Santiago por unos hechos que se remontan al año 2013, cuando las fuerzas del orden desarticularon este grupo, dedicado al transporte por carretera de grandes cantidades de cocaína desde España hasta su país de origen, para lo que empleaban coches y camiones.

De este modo, los acusados han reconocido su culpabilidad en los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal, por los que aceptan 4 años y medio y 6 meses de cárcel, respectivamente, menos de la mitad que lo solicitado inicialmente por Fiscalía para el cabecilla de la trama, sobre el que pesaba una petición de 14 años de prisión.

Finalmente, el Ministerio Público ha atendido el atenuante de drogadicción para el líder del grupo, I.H.T., que arrastraba "graves" problemas con las drogas que, de hecho, motivaron la paralización del proceso en varias ocasiones.

Con todo, el principal acusado no ingresará en prisión al entenderse que se encuentra recuperado de sus problemas con las drogas y reinsertado en la sociedad, condición que deberá acreditar durante los cinco años en los que la pena estará suspendida. Por su parte, los otros tres miembros del grupo serán expulsados de España.

RED DE TRANSPORTE A BULGARIA
Así las cosas, los cuatro acusados han reconocido todos los hechos que le imputaba Ficalía, que ha reconocido dilaciones indebidas en un proceso que se remonta a comienzos del año 2013.

El grupo tenía definidos los roles de cada uno de los miembros. El líder, I.H.T., se encargaba de coordinar el grupo, contactando con grupos gallegos dedicados al narcotráfico para hacerse con lo estupefacimientes, que eran tranportados por G.I. en coches y camiones que conducía hasta Bulgaria acompañado por M.S. Por su parte, el cuarto implicado, F.P., asumía la tarea de transportar el dinero con el que llevaban a cabo las operaciones.

Para sus actividades delictivadas, el grupo empleaba una sociedad radicada en la localidad madrileña de Alcorcón dedicada a la explotación de locales y que servía de cobertura para el tráfico de estupefacientes.

En febrero del año 2013, dos de los acusados estaban en un hotel de Santiago de Compostela para adquirir una carga de droga. Para ello, viajaban en un Wolkswagen Passat en el que llevaban un maletín con 1,8 millones de euros.

En la capital gallega esperaban encontrarse con el líder del grupo, I.H.T., pero esta reunión no llegó a producirse al verse sorprendidos por una intervención policial en la que fueron detenidos.

Tras ser puestos en libertad, los dos arrestados regresaron a Alcorcón, donde dos meses después, en abril de 2013, el grupo en su totalidad preparó un envío de droga con destino a Bulgaria. Su intención era transportar en un camión una maleta tipo trolley que contenía casi 47 kilogramos de cocaína en su interior, dividida en paquetes de medio kilo.

El camión, conducido por G.I., puso rumbo a la frontera con Francia escoltado por un turismo en el que viajaban otros dos de los acusados, encargados de vigilar que no surgiesen contratiempos. Sin embargo, el camión y el coche fueron interceptados en las inmediaciones del paso fronterizo de La Junquera.

Tras la detención de estas tres personas, la investigación continuó con el registro de la vivienda del líder del grupo. Allí fueron localizados un total de 3,6 kilogramos de cocaína con un valor de mercado de 700.000 euros en la venta al por mayor y 4 millones de euros en venta por dosis. 

Comentarios
Lo más