¿Qué es un ERTE?

¿Qué es un ERTE?

Con el acrónimo ERTE se designa un expediente de regulación temporal de empleo. Como su propio nombre indica, se trata de una figura legal con la que se pretende socorrer a las empresas que atraviesan una situación delicada.

Consiste en la suspensión temporal del contrato de sus trabajadores debido a causas de fuerza mayor. Esta regulación puede ser total o parcial, según afecte a todos los empleados de la empresa o solo a una parte de ellos.


¿Cómo es el desarrollo de un ERTE?


Cualquier gestoría autónomos está solicitando muchos ERTEs debido a la actual situación económica. La normativa que los rige está contenida en el artículo 57 del Estatuto de los Trabajadores.
Para que se apruebe el ERTE solicitado por una empresa, esta tiene que demostrar, documentalmente, que ha tenido que parar su actividad por una causa de fuerza mayor. Por ejemplo, un estado de alarma en el país, como sucede en la actualidad.
Una vez aceptado el ERTE de una empresa, no existen plazos de duración del mismo. Tal como establece el Real Decreto 1483 de 2012, permanecerá vigente mientras existan las circunstancias extraordinarias que lo motivaron.
Durante este tiempo, la empresa queda exonerada de abonar las cuotas a la Seguridad Social (las entidades con más de 50 trabajadores deben pagar el 25 %) y solo tiene que liquidar una parte del salario de sus trabajadores. El resto, lo abona la propia Seguridad Social. Los porcentajes de los que se encarga esta última son el 70 % sobre la base reguladora del salario durante los seis meses primeros y del 50 % después.
No obstante, la empresa a la que se ha concedido el ERTE tiene la obligación de mantener los puestos de trabajo regulados por él durante los seis meses siguientes a la finalización del mismo. En este periodo no puede despedir a esos empleados.

Tipos de ERTE


Básicamente, existen dos tipos de ERTEs. Por una parte, está el de suspensión de la actividad laboral, que consiste en la suspensión total del contrato de trabajo. Y por otra se encuentra el de reducción de la actividad laboral. Como su nombre indica, este último reduce las horas de trabajo de los empleados para ajustarse a la caída de pedidos. La disminución puede ser de entre un 10 y un 70 % y es el que más solicita cualquier gestoría online autónomos.

Diferencia entre ERTE y ERE


Un ERE es un expediente de regulación de empleo. Y la gran diferencia con la figura que nos ocupa reside en que los trabajadores incluidos en un ERE son despedidos definitivamente. En este último caso, la empresa debe abonar las indemnizaciones por la extinción de la relación laboral. Y, en función del número de empleados que tenga, tendrá que incluir en el ERE a una cifra determinada de ellos.
En conclusión, el ERTE es una figura legal que se ha establecido para socorrer a las empresas en dificultades al tiempo que se conservan los puestos de trabajo de sus empleados. Las asesorías ofrecen todo el apoyo necesario para solicitarlos.

Comentarios