Polémica en el Land Rober por exponer a una joven a un encuentro no deseado con su expareja, que la controlaba

Polémica en el Land Rober por exponer a una joven a un encuentro no deseado con su expareja, que la controlaba
Polémica en el Land Rober por exponer a una joven a un encuentro no deseado con su expareja, que la controlaba

El presentador ha pedido disculpas y la cadena y la productora han expresado su rechazo a lo sucedido

Partidos políticos y entidades sociales han criticado este viernes al programa Land Rober por "normalizar el acoso" y "promover la violencia machista" en el episodio emitido en la noche de este jueves, en el que se intentó promover un encuentro entre una joven que había acudido como público y su expareja. Frente a la insistencia del programa, la mujer terminó explicando en antena que no deseaba verlo, ya que había cortado la relación por episodios de acoso y control.


Durante el programa, emitido este jueves en la TVG, el presentador, Roberto Vilar, contó que un hombre se había puesto en contacto con el espacio para tratar de "reconciliarse" con su expareja, con la que había finalizado la relación hacía un mes.

En la entrevista previa que el presentador le realizó en el exterior del plató, el joven reconoció que la ruptura se había producido por sus "celos" y que la mujer ya le había manifestado anteriormente que no quería regresar con él.

Sin embargo, tanto Vilar como la invitada al programa, Toñi Moreno, hablaron en el plató con la joven para preguntarle si quería ver a su expareja, tratando de convencerla para que se produjese el encuentro. Así, se refirieron al caso con expresiones como que el joven tenía "todo el derecho a este acto de amor" y a "recuperar a su enamorada".

Aunque en un inicio la joven se limitó a decir que no había posibilidades de reconciliación y que no deseaba verlo, finalmente, entre peticiones de los colaboradores para que explicase sus motivos, rompió a llorar y contó que la relación se había terminado por el control y los celos a los que su expareja la sometía, leyendo sus mensajes de móvil o alejándola de sus amistades.

Tras escuchar su versión, Roberto Vilar se disculpó con ella, un acto que ha repetido en la tarde de este viernes en el programa 'Quen anda aí', donde se ha responsabilizado del "error garrafal" cometido. Este viernes, Villar ha explicado que desde el programa "chequearon" el caso y se aseguraron de que "no había nada raro" en la relación, aunque no pudieron detectar esta situación. "No era como nos habían dicho", ha lamentado.

"Quiero pedir disculpas y pedir perdón, porque fue un error del programa, nunca tuvo que llegar a pasar eso. Nosotros, en nuestra buena intención de contar una historia de amor, nos equivocamos, me equivoqué completamente", ha dicho Vilar, con la voz entrecortada, tras lo que ha comprometido estar "más alerta".

LOS PARTIDOS POLÍTICOS EXIGEN EXPLICACIONES
Las reacciones de este caso no se han hecho esperar. El primer análisis ha sido el de Esquerda Unida, que ha trasladado una queja formal a la CRTVG por, aseguran, "vulnerar todas las recomendaciones y normativas existentes en materia de protección, prevención y tratamiento de la violencia de género".

"Estos hechos incumplen los mínimos éticos de un medio de comunicación y son de enorme gravedad, porque se expuso a una mujer presunta víctima de violencia a un encuentro no deseado con su expareja. Además, el hecho de hacerlo en público, en un programa de máxima audiencia, amplificó la exposición de la mujer y con ella la vitimización secundaria", recoge la carta.

En la misma línea, el BNG ha registrado una pregunta urgente en el Parlamento gallego para pedir "un pronunciamiento" de la CRTVG y de los responsables del programa por lo sucedido, algo que considera que "no puede pasar como una anécdota".

Con ello, los nacionalistas exigen "una disculpa pública" y una "rectificación inmediata" y reclaman saber si la cadena adoptará "alguna medida o decisión al respecto".

También los socialistas han avanzado que llevarán el caso al Parlamento para que el director xeral de la CRTVG "informe sobre las herramientas de las que dispone la cadena pública para evitar situaciones como las vividas ayer en el plató".

"Es intolerable que en los tiempos que corren se siga normalizando el acoso de esta manera y que desde una cadena pública no exista un mayor control sobre este tipo de situaciones en las que se pretende buscar 'finales felices' a 'historias románticas', perpetuando de este modo el concepto de amor romántico", explican los socialistas.

UNA "SITUACIÓN DE VIOLENCIA"
Desde el ámbito social, la Marcha Mundial das Mulleres ha emitido un comunicado en el que acusan a los responsables del programa de hacer que la joven viviese "un episodio de violencia" bajo "la premisa de 'hacer triunfar el amor". "El resultado fue una mujer agredida, que había acabado una relación y que ya había sufrido agresiones, expuesta públicamente", denuncia la entidad.

Asimismo, Xornalistas Galegas ha denunciado a través de su cuenta de Twitter el "atropello vivido" por esta mujer, que ven "una clara violación" de su intimidad y "la banalización de comportamientos machistas en prime time en la televisión pública".

En particular, el colectivo critica la "presión" ejercida sobre la mujer y que se dijese que el exnovio tenía "derecho a recuperar a su enamorada": "las mujeres no somos una propiedad". Asimismo, también lamentan que se clasifiquen como "celos" actitudes como vigilar el teléfono móvil de la pareja, que es "una forma de violencia", y que se saque a relucir la intimidad de una persona del público.

Por otra parte, el Comité Intercentros de la CRTVG ha emitido un comunicado en el que pide la supresión del programa por la "espectacularización y tratamiento morboso que se hizo de un caso de acoso", algo que "choca frontalmente con las recomendaciones del Consejo de Administración sobre los contenidos de violencia machista".

El hecho, apunta el comité intercentros, se "vio agravado" por la circunstancia de que el programa no se emite en directo, si no que "pasó previamente por la sala de montaje". "En ese montaje definitivo, además,se suprimió el momento en el que el exnovio entra en el plató", aseguran.

PRODUCTORA Y CRTVG LAMENTAN Y RECHAZAN LO OCURRIDO
Tanto la productora responsable del programa, CTV, como la CRTVG han emitido en la tarde de este viernes sendos comunicados en los que expresan su rechazo por lo ocurrido en el programa.

En concreto, CTV apunta que la creación de contenidos de este programa es responsabilidad de la productora Destino Bergen y que la TVG "fue ajena al desarrollo de esta sección", que solo pudo conocer durante la emisión. A mayores, CTV "discrepa" del contenido del programa y "lamenta la situación y la falta de sensibilidad" en relación a la misma.

En la misma línea, la CRTVG rechaza lo sucedido en este programa y ha remitido un escrito a la productora del Land Rober para que "aclare lo acontecido". Asimismo, apunta, "tomará las medidas de prevención necesarias para que no se produzcan de nuevo hechos de esta naturaleza".

Tras lamentar la situación vivida por la mujer que acudió como público, la CRTVG ha reiterado su "compromiso real con las políticas de Mujer e Igualdad recogidas en sus Criterios Rectores y de aplicación diaria y constante". 
Comentarios