Detenido por agredir y secuestrar durante horas a su expareja para que no aborte

Detenido por agredir y secuestrar durante horas a su expareja para que no aborte
Detenido por agredir y secuestrar durante horas a su expareja para que no aborte

La mujer se dirigía a una clínica para abortar el hijo de ambos, pero el agresor la interceptó

Un hombre ha sido detenido por la Policía Nacional por agredir y secuestrar durante horas a su expareja, la cual estaba embarazada, cuando se dirigía a una clínica para abortar.


Según ha explicado un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, la víctima había mantenido una relación con el arrestado hasta hace pocas semanas, pero se separó de él por sus malos tratos. De hecho, precisan las autoridades, el hombre contaba ya con antecedentes por violencia machista, y ella hubo incluso de cambiarse de casa para evitarle. Sin embargo, el acoso nunca cesó.


El hombre la interceptó justo cuando iba a la clínica para abortar


Como se ha conocido ahora en una información de la que se hace eco Europa Press, este lunes a aproximadamente las 16 horas, justo en el momento en que la mujer acudía a una clínica para abortar, ubicada en el número 135 de la calle Toledo, el ahora detenido la interceptó en el camino y ambos mantuvieron una fuerte discusión, ya que él no quería que abortara.

Ante la negativa de la mujer, el hombre, violentamente y por la fuerza, la introdujo en una furgoneta para, a continuación, llevarla a un polígono industrial, donde la mantuvo retenida contra su voluntad toda la mañana.



Rompió todas la documentación y pruebas médicas e impidió el aborto


El agresor, además, rompió toda su documentación y pruebas médicas, por lo que impidió el aborto. También le quitó el móvil y el bolso para impedir que avisara a las autoridades.

No fue hasta pasadas varias horas de súplica cuando el ya detenido accedió a llevarla a la clínica, cuyos médicos tras conocer lo ocurrido llamaron a la Policía, que se personó rápidamente en el lugar.

Una vez llegaron los agentes, allí detuvieron al agresor, acusado de un delito de malos tratos y de detención ilegal. Se trata de un ciudadano español de 30 años. Ella es peruana y tiene 40, han indicado las mismas fuentes.

Comentarios