Muere un hombre de un aneurisma tras pasar 10 horas esperando en el Hospital

Muere un hombre de un aneurisma tras pasar 10 horas esperando en el Hospital
Muere un hombre de un aneurisma tras pasar 10 horas esperando en el Hospital

Emilio Díaz, de 39 años, llegó al centro con un fuerte dolor en el pecho y falleció sin que los médicos diagnosticaran que padecía un aneurisma de aorta

El Hospital del Henares, en Coslada, se enfrenta a su segunda denuncia por negligencia médica. Hace unos días, la jueza de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Coslada reabrió la investigación sobre Nuria, una mujer de 35 años que murió el 28 de mayo en este centro durante una operación menor. Ahora, la denuncia llega por parte de la familia de Emilio Díaz, de 39 años, que falleció el pasado 31 de enero después pasar 10 horas en urgencias.

Según relata su familia y recoge EL MUNDO, Emilio llegó al hospital con tensión muy alta y un fuerte dolor. A pesar de sus síntomas, no fue tratado hasta que sufrió un síncope y finalmente falleció.

Días antes, el 29 de enero, empezó a sentirse mal. Sufría un gran dolor torácico y abdominal. Al no cesarle las molestias, acudió a urgencias acompañado por su madre. Al llegar le tomaron la tensión y marcaba 19,8. A pesar de que él padecía de hipertensión, le dejaron en la sala de espera. Emilio ya padecía un dolor insufrible y no aguantaba más, tanto que tuvo que pedir que le pusieran algún tratamiento.

Finalmente a las diez y media de la noche le hicieron una radiografía de tórax. Según la familia averiguó después, la radióloga observó en esa prueba una elongación aórtica que sospechan no llegó a ver la doctora. Una hora después le pasaron a un box, y tuvo que esperar otra hora hasta que finalmente se desplomó. Emilio sufrió un síncope y ya no pudieron hacer nada por su vida.  

La historia no termina ahí y es que no les entregaban el cadáver Emilio y los familiares reclamaron una autopsia judicial. Cuando les entregaron el cuerpo, le habían vaciado por dentro y metido sus órganos en formol, dejando así como imposible una prueba forense.

Por todo ello la familia denunció al centro y ahora el juzgado investiga los hechos para ver si se trata de otro caso de negligencia.   

Comentarios