Leasing y renting para camiones: qué debes tener en cuenta

Leasing y renting para camiones: qué debes tener en cuenta
Leasing y renting para camiones: qué debes tener en cuenta

La flota de un operador es, en muchos sentidos, la base del negocio. No hay muchas cosas más importantes en la industria del transporte que los propios vehículos

Hoy en día, los operadores de flotas que trabajan en el sector del transporte tienen que enfrentarse a muchos dilemas difíciles. Uno de los más importantes es decidir si hacer la opción de leasing o de renting de vehículos industriales. La decisión sobre si arrendar o alquilar camiones, por lo tanto, tiene una gran influencia en la capacidad diaria de una empresa para funcionar y maximizar los resultados finales.

En este artículo, examinaremos los beneficios y las desventajas tanto del leasing como del renting para que puedas decidir qué opción es la mejor para tu negocio.

Leasing

Arrendar es como alquilar a largo plazo; por lo general, implica la firma de contratos cada 5 años aproximadamente. Es el método típico de las pequeñas y medianas empresas que necesitan acceder a camiones.

Ventajas

El arrendamiento permite a los operadores de flotas usar vehículos sin los costes iniciales, tarifas ocultas o inesperadas y obligaciones crediticias que a menudo van de la mano con la compra. Con el leasing, el valor total del vehículo se puede deducir como gasto fiscal (no como valor residual).

Fundamentalmente, el leasing no se deprecia y los operadores de flotas pueden capitalizar el hecho de que el valor residual suele estar muy cerca del valor de mercado del vehículo, lo que les permite comprar el vehículo a lo largo del tiempo. Esto significa que, hasta el final del período de arrendamiento, tienen tres opciones: quedarse con el vehículo, devolverlo o comprar una versión más moderna.

Desventajas

Cancelar un contrato de arrendamiento antes del final del período puede resultar en costes adicionales significativos. Las empresas están obligadas a utilizar el mismo tipo y número de vehículos durante largos períodos de tiempo, lo que aumenta los costes operativos si no pueden ajustar el tamaño de la flota de acuerdo con las caídas de la demanda.

Renting

Los períodos de renting tienden a ser más cortos que los períodos de arrendamiento generalmente alrededor de 36 meses. Debido a esta mayor flexibilidad, a menudo son muy populares entre los operadores de flotas.

Ventajas

Las empresas con flotas suelen recurrir al alquiler por dos motivos principales. En primer lugar, el alquiler garantiza a los operadores de flotas el acceso a los vehículos más modernos del mercado, lo que significa que las operaciones pueden ser más eficientes ya que se reduce la probabilidad de retrasos provocados por el mantenimiento.

En segundo lugar, los contratos de alquiler tienden a cubrir mantenimiento y reparaciones, lo que significa que los operadores de flotas y los empleados pueden concentrarse en tareas de mayor valor.

Además, a diferencia del leasing, que generalmente es a largo plazo y fijo, el renting permite una mayor flexibilidad a la hora de ajustar el volumen de la flota en función del volumen de trabajo de la empresa.

Desventajas

Los contratos de renting a menudo estipulan términos fijos y kilometraje, lo que puede limitar las operaciones o generar enormes costes posteriores si se incumplen los términos del contrato.

Además, una vez alquilados, no se pueden realizar modificaciones en los vehículos y no se pueden comprar, como ocurre con el leasing cuando finaliza el contrato. Tampoco se permite subarrendar vehículos 

Comentarios