Piden 14 años para acusado de violar y dejar embarazada a hija de su pareja

Piden 14 años para acusado de violar y dejar embarazada a hija de su pareja
Piden 14 años para acusado de violar y dejar embarazada a hija de su pareja

Un acusado de agredir sexualmente a la hija de su pareja que tenía en aquel momento quince años, se enfrenta a una pena de 14 años de prisión por un delito de agresión sexual

El hombre acudía a recoger a la menos varios días a la semana al instituto. A principios del año 2010 , cuando la  menor contaba con 15 años de edad , el acusado con intención de satisfacer sus apetencias sexuales , cuando la llevaba en su coche a casa, desvió su trayecto y detuvo el vehículo en una zona apartada de la carretera , abalanzándose sobre ella e intentando quitarle los pantalones para mantener relaciones sexuales vía vaginal completas con ella ; ante lo cual , la menor manifestó su negativa a hacerlo , mostrando resistencia activa y comenzando a gritar . Momento en que el acusado cesó en su actitud , advirtiéndola de que no dijera nada a su madre , atemorizándola aprovechándose para ello de la situación de superioridad que tenía sobre la misma , así como , de la situación de dependencia que tanto ella como su madre tenían respecto del acusado .

Al siguiente día en que el acusado pasó a recoger a la joven, con idéntica intención , apartó el vehículo y volvió a repetir su comportamiento ; esta vez consiguiendo tener relaciones sexuales completas con la menor , a pesar de la oposición de la misma , penetrándola vaginalmente . Sucediéndose estos hechos en el tiempo un numero indeterminado de veces ; todas ellas , sin que el acusado usara ningún tipo de método anticonceptivo. La menos mantuvo oculto lo que ocurría a su entorno , ante las amenazas y situación frente a la que se encontraba respecto del acusado , decidió dejar balonmano para que este último no pasara a recogerlas más . Cesando temporalmente la citada conducta del acusado .

Sin embargo , antes de que cumpliera los 16 años de edad , el acusado volvió a repetir su comportamiento : abordándola bien en el domicilio en el que convivían o bien en el de la madre del acusado , siempre que se encontraban solos , penetrándola vaginalmente y con relaciones sexuales orales , en un número indeterminado de ocasiones , siempre con la negativa de la menor que incluso era forzada con empleo de la fuerza por parte del acusado , quien le agarraba fuertemente por el cuello  , incapaz por sus circunstancias de contar lo que le estaba pasando .

 En el año 2011, la joven y su madre cambiaron de residencia por desavenencias de esta última con el acusado . El cual , a pesar de ello intentaba visitarla cuando se encontraba sola en el citado nuevo domicilio para intentar tener relaciones sexuales, no consiguiéndolo . Hasta que el acusado y la madre se reconcilian y vuelven a vivir juntos , retomando también , de este modo el acusado , sus ataques sexuales a la menor , la cual trataba de evitarlo en lo posible , sin conseguirlo , llegando un momento en que decide dejar de resistirse por que entiende que el acusado iba a hacer lo que quisiera igualmente y de esta forma duraba menos el tiempo del abuso .

Hasta que a los 17 años la menor inicia una relación con un chico de su edad , lo que no impide que ocasionalmente el acusado tenga relaciones sexuales esporádicas con ella y contra su voluntad expresada en forma de resistencia pasiva , por ejemplo si quería salir de noche tenía que acceder primero a tener relaciones sexuales con el acusado , sino éste se lo impedía . Quedándose embarazada al tiempo que desaparece de su lado su pareja porque el acusado le dice que lo va a denunciar y va a ir a la cárcel por dejar embarazada a una menor de edad . E interrumpiéndose de forma no voluntaria el citado embarazo desconociendo la joven quien pudiera ser el padre .

Los hechos descritos con los comportamientos relatados por ambas partes continuaron con cierta regularidad a lo largo de los años 2015 y 2016 . Resultando de nuevo embarazada , naciendo el bebé en diciembre de 2015 , hijo del acusado y al que este admitió como tal , aún antes de realizarse las pruebas de paternidad .

Durante el período comprendido entre el nacimiento y el año 2019 en que la joven puso en conocimiento de las autoridades lo que le pasó , el acusado sigue teniendo mucha presencia en su vida , apoyándose en que si no es por su ayuda le van a quitar a su hijo y similares amenazas . La víctima viajó a Bulgaria para alejarse de todo esto , pero no se adaptó y regresó a los pocos meses , continuando el acoso del acusado , con mensajes y llamadas , que acaban motivando su denuncia ; así como el hechos de que existe una hermana ,  fruto de la relación de su madre con el acusado , que en el momento de la denuncia tiene 12 años y convive con el acusado , y tiene miedo de que le suceda lo mismo que le pasó a ella . 

A consecuencia de los citados hechos ,  la víctima presenta un cuadro de estrés postraumático compatible con un abuso sexual continuado desde la minoría de edad . La madre de la citada durante todo este tiempo nunca preguntó nada , ni se preocupó de nada , ausentándose incluso durante períodos a Bulgaria dejándola aquí . 

Comentarios