Los gallegos pagan el carburante un 10% más caro, según Aesae

Los gallegos pagan el carburante un 10% más caro, según Aesae
Los gallegos pagan el carburante un 10% más caro, según Aesae

La Coruña es la provincia donde más diferencia existe entre los precios de las automáticas y las tradicionales con 15 céntimos en gasolina y 16 céntimos en el diésel

Los gallegos pagan un 10% más caro el carburante en las gasolineras por la falta de estaciones de servicio automáticas en la región, que ejercen una presión competitiva que obliga al resto de gasolineras a bajar para poder competir. A esta conclusión ha llegado la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae) tras analizar y distinguir por tipo de gasolinera los precios de los diferentes establecimientos gallegos.

La diferencia de precios entre las gasolineras automáticas y las tradicionales oscila entre los 15 céntimos y los 10 céntimos por litro en gasolina y entre los 16 céntimos y los 12 céntimos por litro en gasóleo. Así, entre las provincias gallegas, la Coruña es la que más diferencia presenta. 

En concreto, en esta provincia la gasolina se puede encontrar hasta 15 céntimos por litro más barato en las automáticas y en el gasóleo hasta 16 céntimos. En cuanto a la gasolina, Lugo sería la segunda con una diferencia de 11 céntimos en gasolina 95, mientras que Pontevedra y Ourense serían las últimas marcando la misma diferencia: 10 céntimos. En el diésel, Pontevedra es la segunda provincia que presenta la mayor diferencia (15 céntimos), seguido de Lugo (14 céntimos) y Orense (12 céntimos). 

Esta diferencia se ha potenciado a raíz del aumento de precios, que el pasado 5 de octubre alcanzó un nuevo máximo y que suponía un incremento del 20% en lo que llevamos de año. “Que Galicia sea una de las Comunidades que más se han visto afectadas es, entre otros factores, por la falta de competencia en este sector”, explica Manuel Jiménez Perona, presidente de Aesae. 

En este sentido, Galicia es una de las Comunidades que menos gasolineras automáticas tiene, ya que apenas éstas representan el 5% del total, y el mercado está dominado por grandes operadores, lo que hace que los precios se disparen. “Pero si nos fijamos en las posibilidades de ahorro en las distintas provincias, detectamos que la Coruña tiene una mayor presión competitiva que el resto, por eso marca precios más bajos”, afirma el presidente de Aesae. 

Esta diferencia, para un depósito de 55 litros supone un ahorro anual de unos 243 euros en gasolina y unos 291 euros en gasóleo, lo que equivale casi un 1% del presupuesto familiar. “Si se fomentase la implantación de las gasolineras automáticas en la región, ayudaría a disminuir el Índice de Precios de Consumo (IPC) gallego que se ha visto enormemente afectado tanto por la subida de carburantes como por el precio de la luz de las últimas semanas”, comenta Jiménez Perona. 

Así, desde Aesae inciden en que el incremento de gasolineras automáticas ayudará a los gallegos a ahorrar y destinar parte de ese ahorro a otras partidas familiares del presupuesto familiar que se han visto afectadas por la subida de la inflación. Causas de los menores precios Desde Aesae señalan que el motivo principal de que este tipo de gasolineras presenten precios más bajos es gracias a que su estructura de costes es mucho menor que la que tienen las grandes marcas y cuentan con la libertad de comprar el carburante al operador autorizado que presente el mejor precio, trasladando ese ahorro al consumidor. 

Además, este tipo de estaciones no cuentan con una gran parcela “lo que hace que se abarate la inversión a realizar, de lo que también se beneficia el consumidor”, explica Jiménez Perona. Desde Aesae, señalan que el empleo del sector no se pierde, sino más bien al contrario. En concreto, este año las gasolineras automáticas han creado en Galicia un centenar de puestos de trabajo para atender estos nuevos negocios. 

El papel de los empleados de las gasolineras automáticas ha evolucionado, del expendedor tradicional al de un técnico de mantenimiento. “El personal que tienen los socios de Aesae se dedica principalmente al mantenimiento de las estaciones y además, ejerce un papel cara al público que consiste en resolver dudas y explicar el funcionamiento de la estación”, comenta el presidente de Aesae. “Las estaciones automáticas, por ley, están vigiladas las 24 horas del día y permiten actuar con control remoto ante cualquier incidente que se produzca, fomentando la agilidad y la respuesta de las compañías ante cualquier problema que puedan tener los conductores que acuden a repostar” comenta Jiménez.

Comentarios